¿Cómo tratamos a las personas que han sufrido un daño cerebral y a sus familias?

Mi experiencia profesional, centrada en mayor parte en la fase crónica del DCA, me ha enseñado cuan de importante es que tratemos a la persona en su globalidad y de forma integral, con un equipo interdisciplinar. De lo contrario estamos tratando parcelas del cerebro, donde la generalización y el aumento de la autonomía personal y por ende, la mejora de la calidad de vida, realmente se convierte en un imposible…
Y me pregunto…¿Valoramos cómo se encuentran a nivel emocional cuando acuden a nosotros?¿Tenemos en cuenta sus expectativas?¿Les explicamos los resultados obtenidos en los informes?¿Contamos y consensuamos con ellos a la hora de marcar los objetivos terapéuticos?¿Compartimos entre el equipo terapéutico los objetivos generales y específicos a trabajar desde cada área?¿Les decimos por qué hacemos un ejercicio o pautamos una cosa determinada y no otra?¿Les preguntamos si las propuestas de intervención les parecen interesantes y son importantes para ellos?¿Les explicamos qué estamos trabajando con cada actividad y el cerebro y sus funciones?¿Hablamos con la familia sobre lo pautado con ellos? ¿Tenemos en cuenta la etapa emocional en la que encuentra la familia?¿Pensamos que una integración laboral u ocupacional es posible?¿Hablamos con ellos sobre sus necesidades, su sexualidad, su ocio…?
Ojalá la respuesta todo esto sea, simple y llanamente un: SÍ.

 

Paula Rodríguez Manjon

Neuropsicóloga de ADACEA Alicante