Compromiso Ibercaja con la Discapacidad Febrero 2013

La Obra Social de Ibercaja apoya dentro de su 8ª Convocatoria de Proyectos Sociales 2013, a trece asociaciones de la provincia de Alicante para que puedan continuar con la asistencia social que están llevando a cabo.

Entre las entidades beneficiarias de esta convocatoria, se encuentra la Federación de Asociaciones de Personas con Discapacidad Física de la Provincia de Alicante, COCEMFE, y tres de sus asociaciones federadas en la provincia; la Asociación de Daño Cerebral Adquirido, ADACEA Alicante, la Asociación de Esclerosis Múltiple, ADEMA Alicante, y la Asociación de Minusválidos Físicos Intercomarcal, AMFI.

Fomentar y mejorar la empleabilidad de las personas con discapacidad en la provincia, es el principal objetivo al que COCEMFE Alicante destinará la subvención recibida por esta convocatoria; por su parte ADACEA destinará la cuantía a su programa de atención e integración sociolaboral de personas con daño cerebral adquirido, mientras que ADEMA lo invertirá en el programa de rehabilitación integral que lleva a cabo desde su centro socio asistencial y AMFI en el tratamiento rehabilitador y psicopedagógico para niños y niñas con discapacidad física.

Esta octava convocatoria de Proyectos Sociales de la Obra Social de Ibercaja tiene principalmente por objeto respaldar iniciativas destinadas a la creación de empleo, fomentando la empleabilidad de las personas en situación o riesgo de exclusión social como es el caso de las personas con discapacidad. Además, han sido objeto de ayuda aquellos proyectos cuyas actividades, talleres o programas promueven la atención y mejora de la calidad de vida de este colectivo.

Si la situación de crisis económica en la que nos encontramos dificulta la continuidad de los servicios de las asociaciones de colectivos con riesgo de exclusión, bien es cierto que aportaciones como la que hoy recibe COCEMFE Alicante, ADACEA, ADEMA y AMFI, dan un respiro para continuar trabajando por la inserción sociolaboral de las personas con discapacidad y su mejora en la calidad de vida.

A través de estas ayudas, Ibercaja reitera su compromiso con los colectivos en riesgo de exclusión social en un momento en el que la crisis económica afecta más a los que menos tienen y la demanda de la población dependiente no cesa de crecer.